lunes


Y parece que es así. Que una mesa puede ser el puente del que hablaba Julio hace unos cuantos inviernos atrás. Que esa mesa es el charco impuesto por una razón que ninguno puede comprender, y no importa que sea así.
Te preguntás por el espacio que envuelve esto que somos, o que fuimos. Me lo preguntás. No sé y ¿vos? No, tampoco. Y hay que dar el salto, no tocar el agua con la punta del pie. Hay que volar sobre el charco. Llegar hasta allá, hasta donde estás, donde el aire no pesa, donde una inspiración puede tragarse todas las formas que se funden con un humo denso, con un perfume a flores blancas.
Ya no hay hilos verdes para juntar porque una mano los escondió. Esa misma mano que me invita del otro lado de la mesa a dar el salto brutal. Aquella que siempre está tibia y desde un bolsillo inventa un universo a colores, crayones, garabatos, yuxtaposiciones, chocolates, canciones al oído, cosquillas en el cuello y despedidas eternas como dos chicos que se conocen en un cumpleaños y al momento de irse, cuando llegan sus papás no quieren soltarse las manos.

2 comentarios:

De Brasi dijo...

Tu tu tu tuuuuuuuuu...

Que bloger somos..y con pasito y tooodo!!!.. opio yo con mi ritmo loco peronista y vos con tu meneo de acoplado.. De lo escrito nada que no pueda comentar sin que me broten los copos rosas, las flores, ñas hojas secas dibujadas..tu magia..
en fin..
Eos si..dps te paso el tel de un diseñador amigo para que te retoque ese baner que pusiste que quedo muuuy grande..se desbordaron las bolitas magicas..

besos.

Un enano

De Brasi dijo...

tu tu tu tuuuuuu

Si..YO de nuevo molestando!!!..

aaaaaaaaaaaaa!!!! freeedoooooooooooooonnnnnn...

aburrido esperando tu mensaje averp como te fué..

me juí..