miércoles

Un día que esperaba del otro lado de la nube


Cuando me pongo a pensar detenidamente, volviendo de algún viaje intergalático que la tinta verde crea jardines, selvas, prados, follajes donde cantan las letras, palabras que son árboles, frases que son verdes constelaciones. Por eso deja que mis palabras, desciendan y te cubran como una lluvia de hojas amarillas, como a esos puentes que nos unen, como la tinta a esta página. Brazos, cinturas, cuellos, surcos, la frente pura, la nuca de bosque en otoño, los dientes que muerden pero no lastiman. Y el cuerpo se constela de signos verdes, como el árbol de cerezas. Ahora te toca mirar al cielo y su verde tatuaje de estrellas.Puedo ver sin imágenes, ver girar las formas hasta desvanecerse en claridad inmóvil. No se puede absorber plenitud en el vacío.Vi un cielo azul y todos los azules, del blanco al verde todo el abanico de los álamos y sobre el pino, más aire que un pájaro. Vi al mundo reposar en sí mismo. Vi las apariencias. Y llamé a ese instante: Perfección de lo Finito. Esas cosas que suelen suceder. ¿Vos entendés no? Es increíble...

2 comentarios:

De Brasi dijo...

gracias por esperarme..

Al otro lado de los apagones,
al otro lado de la luna en quiebra,
allá donde se escriben las canciones
con humo blanco de la nube negra...

gracias...

De Brasi dijo...

"Puedo ver sin imágenes, ver girar las formas hasta desvanecerse en claridad inmóvil. No se puede absorber plenitud en el vacío."..

daaaaaaa gorrrr???
para q seassss taaaan asi?..

si..da mucho.