viernes

Chocolate


Cómo se hace para desprender las telarañas de esta luna que te corona. Cómo ocultarte estas cicatrices embadurnadas con miel llena de hormigas coloradas. Perderme entre tanta sábana acabada una y otra vez, para siempre sin mirar, sin posar el beso tajeado, falta de uso como se dice.
A quién entregar tanta porcelana de antaño si los dedos quebrados no quieren el té de noche, que me desvela y necesito dormir. Me cuesta pensar en mecanismos, me cuesta creer que no existan pinceles para escupir pasta densa sobre este lienzo.
Cuántas son las probabilidades de amarme bajo un cielo de glicinas sin estar pendientes de los azulejos que se desprenden del revoque. Es imposible sentir la lengua filosa entre las piernas, es prácticamente imposible pedir el grito agonizante de muerte aletargada, la estrechez de los brazos, la asfixia en la garganta cuando el aire falta en la cabeza y los dedos se adormecen.
Hay veces que el desierto del colchón me llena los ojos de arena que duele. Los pies me queman pero no hay nada que se pueda hacer, porque es otra vez igual. Música de ascensor, repetida y aburrida. Como dos por dos es cuatro y esas cosas que nunca comprendí, y hoy ya es tarde.

2 comentarios:

Beren dijo...

Hermosas metaforas con imagenes que podrian ser obsenas pero no lo son porque solo usas palabras bellas.

el juani dijo...

Muy bueno!!!!

Hola somos un grupo de prensa independiente que nos dedicamos (en nuestro tiempo libre) a cubrir recitales de rock con crónicas, fotos y videos; hacer críticas de discos y todo lo relacionado con el mundo de la música. Te invito a que pases por nuestro blog llamado YO DEL OESTE SOY

http://www.eljuanigonnella.blogspot.com/

saludos...